sábado, 11 de enero de 2014

Ummu Usama, musulmana española



Ummu Usama, musulmana española

En el nombre de Dios, os relato a continuación el resumen de la historia de mi reencuentro con el
islam. Pido a Dios que sea de beneficio para algunas personas a las que solo les queda
un empujoncito y una prueba para aquellas que navegan en un mar de dudas.

No tengo muchos recuerdos de infancia, pero sé que era una chica tímida y con muchos complejos.
De entre mis recuerdos recuerdo que los domingos era obligatorio ir a la iglesia, si bien tal cosa no
me agradaba para nada ya que para mi era un credo ilógico y sin argumentos. Algo que debía hacer
por costumbre, sin preguntas, sin intentar comprender...

Estuve interna en un colegio de monjas durante 3 años (con entradas a casa cada fin de semana)a la
edad de 11-12 años, no por razones religiosas sino personales, y tengo que reconocer que me hizo
muy bien el ir allí, por el hecho de que empecé a aplicarme con los estudios, aprendí a coser,
escribir a maquina... A pesar de estar interna en un colegio de monjas mis ideas sobre el
cristianismo no terminaban de anclar, a decir verdad creo que ni siquiera me interesaba por
la religión.

En esta etapa me alejé mucho de las « amigas » y en cierta parte de la familia, que ya de por sí
anteriormente teníamos una relación un tanto fría, esta separación lo empeoró todo.

Empecé el instituto, a mis 15 años conocí el que hoy es mi marido (que entonces tenia 28 años) y
padre de mis hijos.

Por aquel entonces yo vivía en un pueblecito del norte de España de no mas de 3000 habitantes. Se
pueden imaginar la «bomba» que estalló al saber que me «veía» con uno, como ellos llamaban,
« moro ». Era el año 1998 y a decir verdad yo no conocía sobre el Islam mas que las pocas
mentiras que nos contaban en la tele y una imagen equívoca que los «musulmanes» del pueblo
forjaron en mi mente.

Mi marido empezó a hablarme de su religión, si bien él también estaba en la necesidad de aprender,
me ofreció libros sobre la oración, el ayuno, la limosna obligatoria, el papel de la mujer,
la peregrinación...la vida de nuestro querido Profeta- que la paz y bendiciones de Allah sean sobre
él-...así como el Corán.

Cuanto mas leía, mas quería leer, me tiraba enormemente la curiosidad y un sentimiento extraño,
que con el paso del tiempo descubrí que no era otro que un reflejo. Todo cuanto yo era concordaba en cierta manera con el islam, con sus principios.

Gracias a esos libros, al Corán, a la biografía de nuestro amado Profeta-que la paz y bendiciones
de Allah sean sobre él -, que tanto me emocionaron, terminé de formarme como persona siendo
musulmana.

Atravesé muchos momentos duros, así como mis padres, era joven y ellos tenían miedo. La mala
fama que un grupo de algunos dichos «musulmanes» dan al Islam jugó en mi contra.

A pesar de las dificultades hice mi shahada, (reconversión al islam) a los 17 años, cuando
aun vivía con mis padres. Empecé a utilizar el velo en un primer tiempo fuera del pueblo para
evitar problemas que pudiesen afectarme y un día tras pasar el mes de ramadán cuando mi primer
hijo tenia 1 año, dije : basta ! Me lo tengo que poner pase lo que pase .

Y así fue, mi marido me apoyó y a pesar de algún que otro comentario doy gracias a Dios de poder
decir que ya llevo 13 años de musulmana e intentando mejorar y aprender cada día junto con mi
marido, que en realidad es más, mucho más que solo un marido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada